Para qué se puede utilizar la homeopatía

Cada vez más se empieza a hablar de la homeopatía, y de la medicina homeopatica.

Os debo reconocer que la primera vez que oí hablar de la homeopatía fue durante la formación de matrona. Hasta esa fecha, para mí era algo totalmente desconocido.

La matrona con la que estaba aprendiendo en el centro de salud, les hablaba a las mamás acerca de la homeopatía en el embarazo, de cómo podían utilizarla y para qué les podía resultar útil.

Homeopatía en el embarazo

¿ Qué es la homeopatía?

Lo primero que me parece interesante hacer es definir la homeopatía ( al menos eso es lo que hice yo). Os voy a transcribir lo que aparece en la web de Boiron:

“Es un método terapéutico para la prevención, alivio o curación de enfermedades utilizando medicamentos homeopáticos. La homeopatía es eficaz para prevenir y tratar tanto enfermedades agudas (gripe, tos, diarrea, crisis de migraña, contusiones etc.) como crónicas (alergia, dermatitis, asma, afecciones reumáticas, ansiedad etc.), en infecciones de repetición (garganta, oídos, ginecológicas, urinarias….), e incluso en cuidados paliativos (control de síntomas como dolor o estreñimiento y alivio de efectos secundarios como las nauseas de la quimioterapia…)”

Por lo tanto, la homeopatía emplea medicamentos en sus tratamientos, y al ser fármacos, esto quiere decir que están regulados por la normativa de medicamentos de la Unión Europea y de España. Por ello, sólo son de venta exclusiva en farmacias.

Homeopatía durante el embarazo

Como ya sabéis la automedicación durante el embarazo está totalmente desaconsejada; como medicación sólo podéis tomar por vuestra cuenta el paracetamol. Por supuesto, si necesitáis cualquier tipo de medicamento podéis ir a vuestro medico y os recetará el que mejor os vaya a funcionar. Que luego me encuentro con muchas mamás, que piensan que no pueden tomar absolutamente nada de medicación, y no es así.

Durante el embarazo se puede utilizar los medicamentos homeopáticos para aliviar diferentes molestias, propias del embarazo, como las náuseas o las hemorroides.  De hecho, para las hemorroides hay una pomada que las mamás que la han probado están contentas. Esto parece un anuncio de pomadas para hemorroides, diciendo tengo una amiga…las sufro en silencio…ya no me escondo…pero muy al contrario de lo que yo me imaginaba, yo no viví el suplicio de las hemorroides en mis carnes. Muy al contrario digo, porque a mi el embarazo me mejoró el estreñimiento y no tuve ni un solo problema.

Ahora veo a muchas mamás en la consulta con problemas de hemorroides, y realmente lo pasan fatal. Por eso cuando se les puede dar alguna solución que les alivie, me parece una opción interesante.

Homeopatía para el parto

Esta es la parte que a mí más sorprendida me dejó durante mi descubrimiento de la homeopatia. Se puede utilizar para el parto, antes del mismo y durante, ahora mismo os cuento como.

A partir de la semana 37  se considera que el embarazo está a término y que el bebé puede nacer en cualquier momento, y aparece la histeria y todo el mundo te llama, te manda wasap y si no contestas dan por hecho que estás pariendo, no que pasas del mundo…pero eso es otro tema,jejejejeje

Y es a partir de esta semana cuando se empiezan a tomar las bolitas de homeopatía, que lo que hacen es ayudar a la dilatación. Cuando escuché esto por primera vez que me quedé totalmente sorprendida, ¡unas bolitas que ayudaban a dilatar!me parecía una locura. La verdad es que esto yo lo escuché en el centro de salud, pero en el hospital no venía ninguna mamá diciendo que se había tomado la homeopatia.

Durante la formación como matrona, tuve la suerte de poder estar un mes aprendiendo en un hospital de parto de  baja intervención, y una cosa que me llamó mucho la atención , es que la mayoría de las mujeres venían con sus bolitas de homeopatía, se las habían tomado desde la semana 37, y durante el parto se la seguían tomando. Claro, en este hospital durante la dilatación las mujeres bebían zumitos, agua,…No tenían esa sensación de sed tan horrible que puede aparecer en el parto.

Al principio se puede pensar que si te tomas las bolitas puedes provocar el parto, pero la inducción de parto no es algo tan sencillo. La homeopatía ayuda a la dilatación, pero cuando esta empieza, es decir ayuda a las contracciones en la dilatación, se dilata más rápido durante las fases del parto.

Cuando pregunté al respecto, me dijeron que ellos recomendaban la homeopatía desde el hospital y desde los centros de salud.

Cómo veis, la homeopatía puede tener muchos usos, y hasta la fecha no hay descritos efectos secundarios, por lo que se pueden tomar durante el embarazo. En Internet, hay muchísima información acerca de la homeopatía y el embarazo. También ofrecen consejos prácticos para el embarazo, y los cuidados del bebé. Además cuentan con una sección de matronas blogueras, que me encanta.

Vosotras, ¿habéis utilizado la homeopatía en algún momento de vuestras vidas? ¿Cuál es vuestra experiencia?

 

Deja un comentario

siete + 9 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.