VIAJAR EN RENFE CON BEBÉS

Domingo 22 de Marzo de 2015, ahora mismo son las 17:07 cuando escribo estas palabras, desde un asiento que no es el mío en un tren AVE Sevilla-Madrid; y escribo desde la indignación y la más profunda repulsa al trato recibido por parte de los trabajadores que aquí se encuentran a bordo; ¿cuál ha sido mi delito?…Intentar viajar con mi hijo de 10 meses y su carrito en un tren.

Completamente harta de encontrarme siempre con el mismo problema, no me queda más escape que al menos compartirlo, compartirlo para que todos sepáis los problemas con los que os podéis encontrar al intentar viajar con un bebé y su carro en un medio de transporte público.
Os cuento lo que nos acaba de pasar, estación de Santa Justa en Sevilla, empezamos a hacer la primera cola para pasar por el primer control de billetes a las 16:30; al principio solo abren una máquina de rayos para pasar el equipaje, cuando los responsables de RENFE empiezan a ver como se forman colas ya abren la segunda para “aligerar”, me imagino que los que viajáis en tren habréis visto esta práctica cientos de veces. Una vez que pasamos todos los controles rutinarios empezamos a andar por el andén, yo con mi hijo en una mochila, y una maleta, y el padre con el carro y la otra maleta encima del carro. Empezamos a ver como la azafata nos indica que vayamos corriendo al segundo tren (si hay dos trenes), vamos corriendo como podemos (yo llevo a mi hijo en una mochila). Llegamos, subo con mi hijo, la mochila y la maleta como puedo, el padre sube el carro…y ahora nuestro carro no cabe entre los asientos para atravesarnos todo el tren, porque nos han subido corriendo en el primer vagón y hasta el nuestro faltan 6 vagones.
Nos quejamos a la azafata, no estamos de acuerdo, no podemos pasar con el carrito, pero sin embargo nosotros estábamos a nuestra hora en la estación, y la azafata nos contesta que o subimos aquí o nos quedamos en la estación ( si, primera perla del personal). Viene el interventor, , y le decimos que no estamos de acuerdo con esta forma de actuar, que ahora tenemos un problema porque no podemos pasar con el carro. Nos dice que lo pleguemos y que pasemos con él plegado, aquí debo decir que nuestro modelo de carro es un iCandy, distancia entre las ruedas es grande. Yo os lo cuento, pero considero que a RENFE no le debe importar el modelo de carro con el que llevo a mi hijo. Pues bien le explicamos al interventor que no lo podemos plegar y moverlo hasta nuestros asientos, puesto que aunque lo pleguemos sigue siendo igual de ancho, y nos dice que ”nos compremos otro carro para viajar en RENFE”, si así como lo leéis, que resulta que ahora te tienes que comprar carros en función de donde vayas a viajar, y le decimos que todas las veces que hemos viajado lo hemos dejado abierto, ya que así van muchos carritos en el tren ( ni que decir que lo que es el maletero ahí no cabe un carrito ni plegado ni sin plegar), la respuesta a esto es que lo hemos hecho así porque…”somos españoles”…Vaya no sabía yo que el transporte público español era para nórdicos…¿y vosotros?
Pues así nos hemos quedado nosotros, con nuestro hijo en la mochila, sin poder llegar a nuestros asientos, el carrito que ni plegado ni abierto…y dos billetes, perdón tres porque el del niño lo hemos sacado aunque no se pague, entre vagones esperando llegar a la siguiente estación (Córdoba para llegar a nuestro sitio).
Lo peor de esto es el despotismo, la sensación de que pueden hacer contigo lo que quieres, que si nosotros fuésemos sin niño no habría habido ningún problema, vamos andando hasta nuestros asientos y ya está, pero por tener un niño y querer viajar con él todo son problemas.
Hemos visto más carritos abiertos por todo el tren (nos lo hemos tenido que recorrer, así que estoy segura de lo que he visto), y es que aunque se venda como un servicio al ciudadano, en realidad no es así, ya que si viajas con alguna “necesidad especial”; (está claro que ir con un bebé lo deben de entender como necesidad especial), este medio de transporte no es adecuado.
Ya es la segunda vez que me quedo tirada con mi hijo entre vagones, la primera vez no tenía ni dos meses; solicité una servicio de ayuda llamado ATENDO, y como ese día se vieron superados por el número de clientes ( debes de llamar antes para reservar el servicio, así que no hay ninguna sorpresa), me acompañaron al tren, pero a la hora de llegar a él, el hombre que debía ayudarme me abandonó literalmente con mi hijo entre vagones,y me dijo que debía irse porque el tren salía, así que imaginaros que panorama, yo sola, el niño con mes y medio, el carrito con capazo incluido y maleta, y cuando pasó una azafata me dijo que lo sentía mucho pero que no podía ayudarme, que luego cuando pasase el interventor que se lo dijese. Estuve apunto de romper a llorar, pero debía mantener la compostura, debía solucionarlo puesto que no podía llevar a mi hijo así. Lo primero que me dijo el interventor fue que debía haber subido antes al tren, pero claro yo estaba una hora antes esperando a que el servicio de ATENDO me atendiese, y por eso no subí antes. Cuando llegué a Alicante ( este viaje fue Madrid-Alicante), puse una reclamación y la respuesta fue que mi caso no era prioritario para ATENDO.
Conclusión, que viajar en RENFE con niños es una auténtica vergüenza, el trato es totalmente discriminatorio, es un transporte público que será de todo menos público, porque para mamás con bebés no es válido, y desde aquí manifiesto mi molestia con este trato que acabamos de recibir, y que ya es la segunda vez que me ocurre con mi hijo. Tengo un hijo SI y eso no es malo, no estoy haciendo daño a la sociedad, más bien lo contrario, y mi hijo de forma habitual va en un carrito y eso es lo único que necesita mi hijo, si debo comprarme una silla especial para viajar en tren, o si lo dejo abierto porque no se qué hacer con él y le respuesta es que eso será porque soy español, pues sí soy española, tengo un hijo español, que contribuirá al crecimiento de este país y mientras tratemos así a las mamás dejaremos mucho que desear como población.
La sensación de impotencia es máxima, y no quiero volver a pasarla, pero seguiré usando este servicio porque no tengo más remedio, no sé si alguno de vosotros habéis pasado por alguna situación similar, si es así os invito a compartirla.
Por favor, pido a RENFE que intente dar solución a este problema, puesto que si hay más de dos niños con carros en un vagón uno de los dos no tiene sitio y eso no puede ser, y si dan un servicio público, que se contemple que pueden existir todas las opciones dentro del amplio abanico de la sociedad.
Muchas gracias a todos por compartir conmigo esto, os agradecería difusión y a ver si entre todos conseguimos que se respete más a la infancia en todos los lugares de nuestro país.

ACTUALIZACIÓN 18/JULIO/2016: Este verano he estado viajando mucho en tren con mi hijo, ya tiene dos años y las necesidades son menores; pero tengo que deciros que las veces que he viajado sola he recibido mucha ayuda por parte de las azafatas del tren, me han ayudado a subir y bajar el carrito, me han ayudado a darle la manita a mi hijo mientras yo guardaba las maletas. Así que estoy muy contenta, porque creo que las cosas están cambiando y el transporte público es más accesible a todos, y una mamá con un bebé-niño recibe la ayuda que necesita para viajar más tranquila. ¿Habéis recibido esta misma ayuda vosotr@s?

 

Aprovecho para recordaros que este verano el curso de preparación al parto online está de oferta con un descuento del 65%.

Un abrazo para tod@s.

17 comentarios en “VIAJAR EN RENFE CON BEBÉS

  1. Siento mucho leer eso, yo nunca he tenido problemas, pero es verdad que a veces hay muchos viajeros esperando Atendo y no te ayudan como deberían.

    Se supone que según las normas de Renfe el carrito debe ur plegado, pero he estado buceando por la página para buscar las condiciones de viaje y no he sido capaz de encontrarlas…

    Lo peor es que te sientes impotente, y es verdad que los azafatos/as del tren no tienen porqué ayudar, pero yo tampoco tengo porqué ayudar a quien me encuentro por la calle y lo hago…
    Y otros viajeros suelen ser muy solidarios.

    (A mí una azafata me llenó el bibe de leche, no tengo queja, otro me dijo que si el niño se sentaba en el pasillo lo iban a pisar, y le miró con cara de… ‘Se lo explicas tú, porque tiene un año’)

    En fin… Yo tengo la suerte de tener carritos en casa de mis padres, por eso antes llevaba mochila y ahora la silla plegable…

    Suerte la próxima vez!

    http://Www.bebesabordo.com

    • Es verdad que existe esa normativa, el problema era atravesar todo el tren con el carro…y bueno lo peor han sido las formas; te sientes impotente porque te ves en una situación vulnerable.
      Muchas gracias!
      Un saludo

  2. Siento mucho que hayas pasado por todas esas malas experiencias viajando con Renfe. Alguna vez he tenido que viajar también con mi hija con ellos siendo bebé y, aunque no me he encontrado grandes problemas, sí que he podido comprobar la diferencia de trato cuando viajo a España y cuando me desplazo aquí en Inglaterra, donde vivimos. Desde mi experiencia, en España no le damos ninguna prioridad a las madres con sus hijos, y las ayudas con el equipaje son muy pocas. Aquí sin embargo hasta en el tren que funciona como cercanías me preguntan constantemente si necesito ayuda con el carrito, o si hay alguien sentado en los asientos destinados a carros de minusválidos y de bebés he visto con mis propios ojos como el revisor les ha hecho levantarse para cederme el sitio, incluso habiendo otro asiento disponible que, sin ser el destinado para carros, me hubiera servido. Hay cosas que echo de menos de España, pero sinceramente en muchos aspectos, y subrayo el trato a los niños y sus padres, tenemos mucho que aprender.

    • Pues si, tenemos mucho que aprender…ojala mis experiencias sean las últimas y los papás podamos viajar cómodamente.
      Si hablamos de trenes de cercanías las dificultades son mayores…lo dicho aún nos queda mucho por aprender.
      Muchas gracias!
      Un saludo

  3. Comparto tu opinión 100%. En Septiembre hice un viaje (primero y último) en Renfe Madrid-Zamora con mi niña de 2 meses. Pedí la ayuda ATENDO. En Chamartín, aunque tuve que esperar un rato y no eran muy agradables, me atendieron bien. Yo llevaba a la niña en la mochila, y ellas me llevaron el carrito y me lo subieron al tren. Me dijeron que lo dejara abierto en el descansillo entre vagones, al lado de la puerta. Yo pensaba que no se podía, pero si lo habían dejado ellas…
    En el viaje de vuelta, yo llegué y dejé el carrito justo al subir como había hecho en la ida y atravesé el vagón con la niña. Mi sorpresa vino cuando viene el revisor a decirme que si el carro era mío, que no podía estar al lado de la puerta y debía quitarlo de ahí. Le digo que ahí lo dejaron las chicas de Atendo en la ida y le da igual, me dice que lo tengo que plegar y dejar donde el equipaje. Como era un tren que venía de Galicia, la parte de maletas venía llenísima. Le digo al revisor que no hay sitio, entonces que hago? y me dice que entonces me lo lleve conmigo a mi sitio y que esperaremos que no se subiera nadie con asiento ahí. Y se va, obviamente sin ayudarme. Entonces tengo que desmontarlo, pasar primero el maxicosi a la otra punta del vagón y dejarla en el sitio de al lado (demasiado que no me dio por viajar con el cuco..), volver y pasar las ruedas, que además es un coche bastante ancho e iba molestando a todos viajeros. Todo esto con la niña de 2 meses en la mochila.
    Cuando llegamos a Madrid tuve que esperar a que bajaran todos, porque además ahí tenía que bajar maleta.. y el servicio Atedo solicitado no estaba esperándome. Ahí si tuve la ayuda de una señora que me sujeto la maxicosi mientras volvía a montar el carro.

    En fin… ya leí varias historias y es más de lo mismo… Ahora que la niña es más mayor supongo que sería aún más complicado, así que prefiero evitar este transporte. Yo creo que no es tan raro un carro de bebe en un tren para que estén tan poco preparados y dejen tanto que desear..

    • Hola María, siento mucho que tuvieses que verte en una situación similar. Te entiendo perfectamente, el tren es un transporte inaccesible para viajar con bebés y eso es lo que debe cambiar. El servicio de Atendo no funciona siempre bien, y cuando te ves con un bebé tan pequeñín sola en el tren se pasa mal, dependes de las personas que estén en el vagón y te quieran ayudar…
      Ahora me pienso mucho viajar en tren, de hecho intento eviatrlo al máximo posible, porque me parece muy complicado, pero muchas veces no me queda mas opción, no siempre puedo ir acompañada, y hacer un viaje sola con mi hijo en tren se que puedo tener muchos problemas. Eso es lo que no me parece bien, creo q es un transporte pñublico que debería dar servicio a todas las personas con sus múltiples circunstancias.
      Esperemos que entre todos consigamos que viajar en tren con un bebé sea cada vez más sencillo.
      Un saludo y gracias por compartir tu experiencia.

  4. Pues nosotros también lo hemos sufrido y no solo por parte del personal sino de otro pasajero al que no le parecía bien que nuestro carro fuera doblado en la parte superior… la lió en el vagón todo el rato amenazando con avisar al interventor. Nosotros le invitamos a hacerlo pero al final no se atrevió y un pasajero interfirió, quitando sus cosas y ofreciendo su hueco para el carro. El tren es lo más cómodo para viajar pero, desde luego, no tienen bien pensado lo de los carros y a RENFE parece que le da igual.

    • Es una lástima que nos encontremos con estos problemas, cuando es verdad que el tren es muy cómodo para viajar, y sería un medio de transporte ideal para viajar con bebés. Esperemos que dentro de poco esto cambie y se planteen una solución para estos casos.
      Muchas gracias por pasarte por el blog y comentar.
      Un saludo

  5. Las colas para verificar billetes, previas a la entrada en andenes, son incompatibles con llevar un bebé. Mi experiencia lo confirma: hemos llegado con 45 minutos de adelanto y al ver la larguísima cola preguntamos si daban prioridad a los bebés, NO, Renfe no da prioridad a los bebés, con carrito o sin él, te cargas con lo que lleves y si tienes que correr, corres, te encaramas a donde puedes xq el tren va salir y si no puedes pasar… en fin, demencial. Tan demencial como el vigilante que, en la cabecera de cola y acompañado por un perro, ha permitido que una señora se agachara y le hiciera carantoñas al animal que (se supone) estaba cumpliendo una misión,me he quedado con la duda de cuál.
    Yo también he tenido ganas de llorar

    • Hola Conchita;

      Siento mucho que hayas tenido una mala experiencia; la verdad es que en esos momentos se pasa muy mal. ESperemos que poco a poco los transportes públicos sean accesibles para todos.
      Muchas gracias por pasarte por aquí y compartir tu experiencia.
      Un abrazo.

  6. Yo tengo que coger un regional y un AVE.

    En el regional sin problemas,el supervisor me revisa el billete y en cuanto me ve sola con el carrito me deja el sitio de en frente del de minusválidos ordenando cambiarse a quien lo ocupaba. La silla se queda en el sitio de minusválidos que estaba libre.

    Es maravilloso esto del regional porque esta persona no sólo comprueba tu billete sino que comprueba q todo el mundo esté en su sitio, que los equipajes estén bien colocados, soluciona cualquier problema que surja porque ademas tiene poder de decisión. Por ejemplo vi como a unas chicas q habían sacado el billete para el día anterior, o sea se habían equivocado y realmente no tenían billete para ese día, las hizo el cambio y las permitió viajar, eso sí de pie.

    En un AVE no hay nada así. Por mucho más dinero obtienes un sírvase usted mismo. Es decir no hay nadie dentro del tren que pueda solucionar una discrepancia entre dos pasajeros por un asiento. Tampoco una persona mayor que no pueda leer bien el número de asiento encontrará a ninguna ayuda. Allí uno entra como quien entra al metro.

    Mi experiencia en el AVE fue esta . Yo viajo sola y para llegar a la estación de tren tengo que coger un autobús por lo tanto llevo tan solo una pequeña mochila y luego algunos pequeños enseres dentro de la silla y colgados de la misma silla.

    En el ave enseñas el billete al pasar el cordón de seguridad. Al preguntarles allí en qué coche estaba el sitio para minusvalidos me insistieron en que aunque este estuviera vacío yo no podía ocuparlo y que debía plegar la silla. ¿Cómo voy a plegar la silla?pregunté ¿quién sujetará al niño mientras tanto?. Debió usted haber solicitado el servicio Atendo fue lo que obtuve como respuesta. De modo qué esta última vez eso fue lo que hice.

    Pues bien, tres días antes del viaje me llaman para preguntarme que necesito exactamente y yo se lo digo: alguien q me pliegue la silla “¿No necesita ayuda para subir al tren?” “No gracias yo voy con mi carrito tan bien en el ascensor y no hay ni escalón para subir al vagón” Si toda la dificultad me la crea Renfe con su norma de tener que plegar el carrito, yo con mi carrito puedo ir a cualquier parte. “Bien señorita yo lo anoto aquí” me dijeron por teléfono y yo me quedé tan contenta.

    No podía haber estado más equivocada. Al llegar al puesto de checking se me presenta el Sr de ATENDO y me dice q el me puede acompañar al andén pero no empujar el carrito con el niño (?). “No se preocupe caballero”le contesto “me basta con que cuando lleguemos al tren pliegue usted la silla y me la suba al compartimento de maletas” Me contesta que él no se sube al tren porque el tren sólo para un minuto y que eso él no lo puede hacer. Después de soltarme eso se viene detrás de mí le digo “¿ qué hace?” Que me va a acompañar al andén me dice! ¡¿Y para que me iba a acompañar para dar conversación?! Si yo no llevaba maleta ninguna solo la silla !

    Pues nada ahí me veis ya en el tren llevando las cosas a mi asiento mientras el niño berrea en la silla en el descansillo, cuando vació la McLaren bajo al niño y tengo q pedirle a una PASAJERA!!! que lo vigile un minuto mientras pliego y guardo el trasto.

    Ni rastro de personal de RENFE,nadie supervisando la subida al tren. Nada de amable y eficaz revisor.

    Voy a la cafetería a preguntar al personal de a bordo por qué nadie me ha ayudado, por qúe nadie se pasa por los asientos viendo que no hay ningún problema y ayudando a la gente mayor, despistada, madres solas… a encontrar su sitio. Y va y me dice la… que no es su función, que la gente le echa mucho morro y se va con maletas enormes que ella no puede cargar (yo miraba mi mochililla q no pesaria ni 5kg), que si no me gusta el trato pruebe con el avión a ver que tal me va. Casi se me saltan las lágrimas de la impotencia,después de haber tenido que correr al bus, suir,bajar, sudar como un pollo moviendo maletas para hacerle hueco a la silla mientras el nene me llama a gritos, dejar mis 4 trastos que iban tan ordenados en la silla desperdigados en mi asiento. Mira…para matarla. Pero es que después,como si fuera un chiste, a la llegada a Madrid con el niño ya subido a su carrito y el carrito con sus cosas colocaditas en la cesta o colgando… se me acerca un DESATENDO rubio de gran sonrisa: “¿puedo ayudarla?”

    • Virginia, muchas gracias por compartir tu experiencia. Como bien dices, muchas veces da mucha rabia cuando nadie te ayuda, y una mamá con un bebé la única ayuda que necesita es que alguien pliegue la silla…
      Esperemos que las cosas vayan cambiando y consigamos entre todos un transporte público accesible.
      Un abrazo.

  7. Con lo bien que iban antes los otros trenes aunque tardaran una eternidad…tenías en la cafetería asientos y mesas y podías dar a los niños su biberón o papilla y yo recuerdo de pequeña, tengo 45, que había vagones guardería…no tenían nada eran diáfanos pero podías jugar allí. Y había mucho sitio para las maletas y carritos (imaginaros los de antes), y un vagón donde facturabas las maletas y carritos. No sé, creo vamos hacia atrás en el tema humano, mucha rapidez y poco servicios y caros. Lo malo es que ahora llevamos maletones porque tampoco tenemos muchas mas opciones de trenes y claro, son tan estrechos los huecos…No sé…

    La verdad que teneis toda la razón no facilitan el viajar con niños y menos bebes.

Deja un comentario

cinco × 1 =